HISTORIA

La Historia mítica de Argos

En el poema de Homero, "La Odisea", Ulises (Rey de Itaca), después de 10 años en la Guerra de Troya y otros 10 años en los mares, regresa a su patria para evitar a tiempo la trama de traiciones y conspiraciones para usurpar su Trono, por parte de villanos que matarían a su heredero Telémaco, y destruyendo a su esposa Penélope.

Para entrar al área del Reino, sin ser reconocido, Ulises llega disfrazado de pordiosero y con 20 años más de edad en sus hombros, trata de confundirse entre la gente para no ser descubierto.

En un Rincón de la puertas del reino, un perro flaco, anciano, maltratado, triste, enfermo y lleno de garrapatas estuvo esperando en ese mismo lugar por 20 años el regreso de su amo… Ese perro era Argos, el cachorro de Ulises, quien al verlo andrajoso y anciano igualmente lo reconoció de inmediato y su corazón se hinchó de felicidad. ARGOS alzó con esfuerzo su cabeza y sus orejas, movió su cola como no la movía en sus años de juventud y con un tierno lamento parecido a un llanto, mostró sus ojitos brillantes de alegría y amor hacia su amo que al fin regresaba. 

Ulises no pudo acariciarlo, ni acercarse mucho, por temor a ser descubierto, pero con un nudo en la garganta y lágrimas en su mejillas lo miró como queriendo conectar sus almas… y Argos entendió. Bajó su cola, se echó con suavidad, bajo sus orejitas y tras esos 20 años de esperar, se dejó morir en paz a los pies de su amo con la alegría de saber qué en poco tiempo estarían juntos de nuevo. Así es el amor y la fidelidad de un perro.

La fundación Argos rescata perros y educa a las personas, salvando gente.

Apóyanos con tu donación de 80 dólares por año y se parte tu y tu mascota, de la familia Argos.

SUBIR